Tarta de pollo de la mamá de Cala

Masas Saladas

INGREDIENTES


  • Masa:

  • Harina 300 grs
  • Manteca 20 grs
  • Huevo 1
  • Sal fina 10 grs
  • Pimienta blanca molida 1 grs

  • Relleno:

  • Caldo de ave 3 litros
  • Laurel 1 hoja
  • Pollo 1
  • Manteca 2 cdas
  • Cebolla 3
  • Sal
  • Pimienta negra molida
  • Huevo 3
  • Mostaza 2 cdas
  • Queso crema 5 cdas
  • Queso rallada 3 cdas
  • Yema 1
  • Agua 2 cdas

pollo tarta cala

Para la masa, formar una corona con toda la harina sobre la mesa de trabajo, incorporar la manteca, el huevo, sal y pimienta. Amasar hasta lograr una masa uniforme.

 

Estirar la masa con palote, espolvoreando la mesa con harina, hasta lograr un espesor de aproximadamente 2 ó 3 milímetros. Tener en cuenta que debemos obtener dos láminas de masa, una para la base y otra para la tapa. Reservarlas en la heladera.

 

Para el relleno, en una cacerola grande poner a calentar el caldo de ave con la hoja de laurel y cuando el caldo comience a hervir, incorporar el pollo previamente lavado y cortado al medio, para cocinarlo durante unos 30 ó 35 minutos. Al cabo de ese tiempo, retirar del fuego y dejar entibiar.

 

Mientras tanto, enmantecar un molde para tarta de bordes altos y unos 28 ó 30 centímetros de circunferencia. Cubrirlo con una de las láminas de masa y cocinarla en un horno precalentado a 160º C durante unos 10 minutos. Esto se denomina cocinar una masa “a blanco”, es decir, sin dejar que tome coloración. Luego, reservar. 

 

Por otro lado en una sartén con manteca, transparentar y tiernizar durante unos 5 minutos las cebollas fileteadas. Salpimentar y cocinar a fuego moderado mientras removemos con una cuchara de madera para que no se doren demasiado o quemen.  Retirar del fuego y dejar que se entibien.

 

Recuperar el pollo que dejamos entibiar y simplemente con las manos, retirar y eliminar la piel, separar la carne de los huesos, eliminarlos también y desmenuzar la carne en forma pareja.

 

En un bol aparte, batir los huevos junto con la mostaza, salpimentar y mezclar con la carne de pollo desmenuzado, las cebollas salteadas y los quesos crema y de rallar.

 

Volcar toda la preparación sobre la masa cocida a blanco. Tapar con la otra lámina de masa y hacer un repulgue circundante. Pinchar con un tenedor en varios lugares de la superficie para que no se infle durante la cocción y pintar con yema de huevo diluida en agua. Llevar a un horno precalentado a 170º C hasta observar que adquiera un buen dorado. Aproximadamente tardaremos unos 20 ó 25 minutos.

 

Retirar del horno, dejar reposar por unos 10 minutos, desmoldar y servir. Desde ya que si la comemos fría al otro día, tendrá un sabor mucho más intenso. ¡¡Gracias Má!!

 

 

                                                                                                              G. C.