TORTA PORTUGUESA DE ALMENDRA

Postres

INGREDIENTES

  • - 230 g de harina 0000
  • - 350 g de azúcar
  • - 4 huevos
  • - 200 g de manteca ablandada
  • - 6 g de levadura seca
  • - La ralladura de 1 limón
  • - 240 g de almendra entera cruda
  • - 70 ml de leche entera
dulce torta manteca receta bizcochuelo almendras harina

Dividimos la manteca en dos mitades y también el azúcar. Mezclamos en un recipiente amplio. Reservamos una mitad de mantequilla y de azúcar para más tarde, con ellos haremos la cobertura de almendra de la tarta.

Batimos la manteca y el azúcar que hemos mezclado usando unas batidor eléctrico o manual. No queremos que la mezcla blanquee, pero tiene que quedar homogénea. Rallamos el limón y añadimos la ralladura a la mezcla anterior. A continuación añadimos los huevos y batimos de nuevo.

Tamizamos la harina y la levadura química. Incorporamos al recipiente con la mezcla de ingredientes líquidos, es decir, la de los huevos, ralladura de limón, manteca y azúcar.

Mezclamos suavemente, aunque no hacen falta los famosos movimientos envolventes en este caso. Podemos usar una batidora o espátula.

Enmantecamos un molde de 24 cm y lo forramos con papel manteca, tanto la base como las paredes. Podemos usar un molde de base desmoldable y ahorrarnos este paso. Vertemos la mezcla preparada y alisamos la superficie con una espátula.

Metemos el molde en el horno, precalentado a 175 ºC con calor arriba y abajo, y cocemos durante unos 14-15 minutos. Mientras se cuece el bizcocho, preparamos la cobertura de almendras.

Picamos la almendra a cuchillo en trozos irregulares y toscos. Ponemos en un cazo la manteca y el azúcar reservados junto con la leche. Calentamos hasta que se disuelva el azúcar y agregamos la almendra troceada. Mezclamos y reservamos templado.

Cuando el bizcocho ya haya subido al cabo de 15 minutos, lo sacamos del horno y repartimos por encima la mezcla de almendra, cubriendo toda la superficie.

Devolvemos el molde al horno y cocemos de nuevo otros 15 minutos o hasta que la cobertura se tueste.

Retiramos del horno y dejamos enfriar por completo antes de desmoldar y, por supuesto, servir.