Estamos cocinando...

Los mejores Videos / Tu cocina ideal

Reciclá aceite en jabón!

Equipo

- Recipiente que resista los 75ºC (vidrio o acero inoxidable)

- Moldes (tetrabrick, vaso de yogurt, etc.)

- Guantes

- Antiparras

- Batidor de mano o eléctrico de acero inoxidable

- Cuchara de acero inoxidable

- Embudo

- Papel de filtro de café

- Repasador o toalla

- Tiras medidoras de pH

Materiales

1 kg. de aceite vegetal usado

160 gr. de soda cáustica al 99% de pureza

301 gr. de agua destilada

40 gr. de aceites esenciales naturales

Todos los utensilios serán de uso exclusivo, ya no podrán ser utilizados con alimentos.

Con un litro de aceite vegetal usado se pueden hacer aproximadamente 10 jabones de 100 gr. cada uno.

Procedimiento:

1. Filtra el aceite con un embudo y un papel de filtro de café para quitarle los restos de comida.

2. En un recipiente resistente al calor agrega la soda al agua lentamente, nunca al revés (agua sobre soda) porque podrías ocasionar un accidente. Revuelve con una cuchara de acero inoxidable hasta que la mezcla se vea transparente. Ésta subirá de temperatura rápidamente dado que reacciona químicamente. Es recomendable realizar el procedimiento en un lugar ventilado, no debes inhalar los gases que despide la mezcla, si estuvieses en un lugar cerrado debes usar un barbijo.

3. Calienta el aceite hasta los 40º. Cuando la temperatura de la mezcla de soda cáustica y agua ha bajado entre los 35º-45º agrega poco a poco el aceite. Bate hasta llegar a la traza (Al revolver con una cuchara queda dibujada una línea en la mezcla. Es también llamada "punto letra").  Debes batir simpre en el mismo sentido, si no corres el riesgo de que la mezcla se corte.

4. Luego agrega los aceites esenciales. Revuelve hasta que la mezcla sea homogénea.

5. Vierte en los moldes rápidamente antes que espese demasiado. Envuelve el molde con un repasador o toalla para que mantenga el calor.  

6. Desmolda cuando hayan endurecido (1-3 días).  Los jabones aún deben ser manipulados con los guantes puestos.

7. Deja curar los jabones durante 6 semanas en un ambiente seco y ventilado. El agua sobrante se evaporará y verás un polvillo blanco en la superficie (carbonato de sodio). Para quitarlo puedes pulir con un pelador de papas o limpiar con un paño y vinagre.

8. Pasadas las 6 semanas puedes verificar que el jabón ya se puede usar midiendo su ph con una tira de ph. El jabón debe tener un ph 8 o menor para que no dañe la piel.

Relacionadas